¿Cómo juego con mi nene?

¿Cómo juego con mi nene?

Mientras la madre cuida a su chico, él está aprendiendo a reconocer la sensación de estar con ella, el sonido de su voz y su semblante.

El principal juguete del nene a esta edad son sus padres, sobre todo su mamá.

Estar entre sus brazos, percibir su voz, reconocer su olor, recibir cariñosos halagos y arrumacos son juegos de estimulación que despiertan la curiosidad del nene por el planeta que lo rodea.

La forma de jugar con un nene, es estimular sus cinco sentidos. Puede usar juguetes simples adecuados a su edad como sonajeros, juguetes musicales o con diferentes texturas.

Pruebe con juguetes de diferentes formas y colores.

Los colores y contrastes fuertes (como el rojo, blanco y negro), las curvas y la simetría estimulan el desarrollo de la visión.

Los móviles de cuna les entretienen y les proporcionan estímulos visuales y acusticos.

Los muñecos blanditos y los peluches estimulan su sentido del tacto.

Muéstrele un utensilio a 20-30 centímetros para que centre su atención.

Y muévalo muy despacio para que lo siga. O agite un sonajero para que su nene la localice.

Ponga música relajante.

Coja a su nene en brazos o mézalo dulcemente.

El ritmo del mecido lo tranquiliza, le da seguridad y le ayuda a dormir.

Escoja una canción relajante o una nana y cántesela con frecuencia a su nene. Las palabras y el sonido conocido tendrá un efecto relajante en su nene.

Todos los sonidos les fascinan. Sobre todo si son dulces y rítmicos, como el corazón de su amorosa madre.

Acaricie a su nene por todo el cuerpo.

Déle un suave masaje.

Empiece por los hombros.

Siga hacia las palmas de las manos y sus dedos.

Continúe por el abdomen y siga hasta las piernas y los pies.

Colóquelo boca abajo y acaricie toda su espalda por su columna vertebral.

Así fortalece los músculos del cuello.

Si usa algún aceite o aroma para nenes, también estimulará su olfato.

Juegue con sus manitas y sus pies.

Acerque el dedo índice a las manos del nene para que éste lo apriete.

Así estimula el movimiento de sus dedos.

Pasee con él en brazos o en una mochila pectoral.

También puede bailotear suavemente.

De esta forma se favorece el sentido del equilibrio.

Sonría, saque la lengua y haga muecas a su pequeño.

Hable a su nene con frecuencia.

Además, los expertos también recomiendan no comprar juguetes para satisfacer caprichos momentáneos del peque, así como que los progenitores no deben utilizarlos para castigarle o premiarle.

No menos importante es equilibrar la necesidad que un peque siente de estar acompañado de sus progenitores, especialmente cuando son pequeños.

Los juegos y juguetes ayudan a estimular tanto su libertad como su socialización.

“En ocasiones, el peque se divierte más con cualquier objeto que encuentra que con un juguete.

Esto demuestra que está trabajando con su fantasía y el objeto le despierta curiosidad para explorarlo”,

los juguetes del nene se adaptan al medio que les rodea, pero también se les puede ayudar a que este aprendizaje

Pin It on Pinterest

Share This
X